Ingrese palabra clave

Los miles de indocumentados centroamericanos que viven en albergues ya son una pesada monserga para la ciudad.

Ademas de mantenerlos con comida, alojamiento y ropa, ahora se les tienen que otorgar toda clase de comodidades para que estén contentos.

Mas de 100 refugiados de la Casa del Migrante se salieron esta mañana del albergue, enojados porque no les dan el trato privilegiado que ellos exigen.

Son los mismos que fueron echados del Gimnasio Bachilleres y que ahora exigen seguir durmiendo hasta que quieran, bañarse cuando quieran, y disponer de toda clase de libertades que ahora se han visto restringidas, porque la Casa del Migrante tiene reglas que ellos no quieren cumplir para vivir ahí.

Se quejaron que no les dejan lavar su ropa, que se las avientan al piso, que no hay suficientes regaderas para bañarse y otros “incomodidades” que consideraron intolerables, cuando en el país de donde vienen no tenían casa, ni comida ni agua para sus familias.

Ahora exigen del gobierno local que se les reubique en otro lugar mas cómodo, donde puedan vivir sin problemas y durante tiempo indefinido.

Todos esperan ser recibidos por autoridades migratorias de Estados Unidos para recibir asilo. Mientras eso, sucede, Ciudad Juarez tiene que mantenerlos a cuerpo de rey.

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *