Ingrese palabra clave

THE SUSANA’S DREAM


Extractos del discurso que dió ayer la Gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez al arranque de la sesión legislativa 2015 en Santa Fe.

Santa Fe, NM-Construyámos sobre los cimientos que instalamos estos últimos cuatro años. Después de todo hemos logrado bastante – juntos:  Eliminamos el mayor deficit presupuestario estructural en la historia del estado; y pusimos en orden nuestras finanzas; aprobamos la más profunda reforma fiscal de una generación; nos quitamos de encima una impracticable ley educativa federal, lo que nos permitió mayor control y mejor información sobre el comportamiento de nuestras escuelas que nunca antes; y reformamos el programa de Medicaid para enfocarlo más a los pacientes; y expandimos su cobertura para dar protección a 185,000 residentes adicionales de Nuevo México.

Nuestro mayor reto estriba en hacer a Nuevo México más competitivo economicamente, y menos dependiente del gasto federal.  Hemos trabajado para alcanzar esta meta, de manera bipartita:  redujimos la tasa fiscal en 22%; dejamos de tasar injustamente a nuestros fabricantes exportadores; triplicámos la capacidad de nuestro fondo limitado para atracción de empresas; invertimos en formación profesional a fin de apoyar a las pequeñas empresas; y enfocamos nuestro gasto en turismo sobre publicidad inteligente y en nuestra campaña rompe-record, “New Mexico True”

En nuestra guardia, las exportaciones a México han alcanzado un máximo histórico, hemos sido clasificados como el número uno en la nación en crecimiento de exportaciones.  En Santa Teresa, nuestro puerto fronterizo está en plena prosperidad.  Nuevo México está listo para convertirse en una ruta clave para el comercio entre los Estados Unidos y México, Centro y Sud America. Nuestra tasa impositiva a la manufactura mejoró de ser la tercera peor en la región ha ser la mejor del sector oeste de los Estados Unidos.  Durante el año anterior, creámos 14,000 empleos y nuestro sector privado creció a una tasa del 2.4% – elevándonos en la clasificación por estados hasta llegar a ser el quinceavo sector privado con mayor crecimiento en la nación. Y todo el año pasado hemos visto como las empresas de Nuevo México expanden su fuerza laboral, como también hemos dado la bienvenida a nuevas empresas del mundo que se instalan con nosotros.

Sin embargo, obviamente todavía hay mucho por hacer, labores importantes que dan inicio, de manera formal, a esta sesión legislativa.  Primeramente, creo que las empresas pequeñas son el motor de nuestra economía, y que necesitan terreno parejo para competir con las grandes corporaciones.  Vengo de una familia de pequeños empresarios; lo he visto de primera mano.  Debemos asociarnos con estos tomadores de riesgo, y proveerles fondos adicionales para sus exitosos programas de adiestramiento laboral, con lo que el estado cubre una parte del salario durante su entrenamiento, de los nuevos empleados contratados en Nuevo México.  Debemos invertir más en los distritos ‘Main Street’ – en particular en las zonas rurales, donde en los últimos años, hemos visto literalmente, cientos de nuevos negocios nacer o crecer. Y propongo alivio fiscal enfocado a las pequeñas empresas para que reduzcan la carga impositiva personal de sus propietarios, en sus primeras fases, en lo que entrenan nuevos empleados y logran su despegue. Hagámos crecer a nuestras mini y micro empresas.  Asúmen por su cuenta graves riesgos y merecen nuestro apoyo.

No obstante, mientras apoyamos a las pequeñas empresas a prosperar en Nuevo México, debemos también competir para atraer nuevos empleos a nuestro estado de otras partes, por lo que propongo un fondo limitado de US$50 millónes para proyectos de desarrollo económico.  Debemos igualmente proveer incentivos específicos para la atracción de empresas que quieran cambiar sus oficinas centrales a Nuevo México.

Creo firmemente que a cada persona debe permitirsele el escoger si quiere o no pertenecer a un sindicáto o contribuir a éste.

Necesitamos convertir a Nuevo México en líder de empleos de alta tecnología.  Al fin y al cabo contamos con las piezas necesarias para hacerlo – laboratorios nacionales, bases militares, empresas de alta tecnología y universidades de calidad.  Sin embargo, las buenas ideas actualmente en desarrollo en nuestros laboratorios y universidades necesitan bajar al mercado también.  Para que nuestros hijos puedan soñar en convertirse en científicos y puedan educarse en nuestras universidades, y luego tomar su educación y aprender a crear empleo en Nuevo México.  Podemos hacerlo, a través de nuestro programa de “Technology Research Collaborative”.  Y requerimos incentivos mas fuertes para la creación de empleo tecnológico y para mayor inversión privada de los inversionistas ángel en nuevas empresas tecnológicas a lo largo de nuestro estado.

Dar apoyo a las pequeñas empresas, atraer empresas y empleos de otras partes, convertir a Nuevo México en líder de creación de empleos de alta tecnología – así es como se crea una economía diversificada y un sector privado fortalecido.

Por supuesto que también necesitamos desarrollar una cimentación más sólida para nuestro crecimiento económico – en particular, una mejor infraestructura y una fuerza laboral talentosa.  Me enorgullece que el año pasado nos unimos para apoyar una inversión de US$89 millónes en infraestructura hidráulica en Nuevo México.  Hoy, sin embargo, debemos poner nuestra atención en nuestra envejecida infraestructura carretera – en caminos inseguros, defectuosos que impiden el crecimiento económico.  Propongo que en los próximos tres años asignemos por lo menos US$180 millónes a infraestructura para construcción de proyectos carreteros a lo largo de Nuevo México.

Creo firmemente que la educación es el camino que aleja de la pobreza a cada niño, a cada familia y a nuestro propio estado.  Propongo que elevemos el sueldo inicial de los maestros en una cantidad adicional de US$2,000 anuales, para que esta acción nos ayude a reclutar y readiestrar a más maestros y maestras. Y para ayudar a los profesores que tienen que pagar de su propio bolsillo su material didáctico, debemos dar a cada maestro de Nuevo México una tarjeta de débito precargada con US$100 dólares para dicho gasto. Reconozco igualmente lo difícil que puede ser en un estado tan extenso y tan rural como el nuestro, el reclutamiento de ciertos tipos de maestros -bilingües, de educación especial, matemáticas y ciencias. Ofrezcámos pués sueldos bi-anuales a estos tipos de maestros que estén dispuestos a enseñar en escuelas o distritos donde haya dificultad para reclutar o retener enseñanza.

Y además, creo firmemente, que debemos permitir a maestros asociados a practicar en nuestras escuelas secundarias ciertas asignaturas difíciles, como lo son los científicos que trabajan en Los Alamos o en Sandía para que enseñen una o dos clases de química, o investigadores bien adiestrados para que lo hagan con los temas de geometría o cálculo.

(Con informacion de Javier Ortiz)

http://krqe.com/2015/01/20/full-speech-martinezs-state-of-the-state-address/

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *