Ingrese palabra clave

LAS REUMAS DEL PRI

Simultáneamente con el retorno del PRI a Los Pinos aparecieron dos grandes fantasmas que acompañaron el dominio del partido de Estado durante más de 70 años: el de la corrupción y el de su eterna permanencia en el poder.

No habiéndose cumplido siquiera el primer tercio del actual sexenio y después de tundir a palos la esencia nacionalista de la Constitución de 1917 al dar por hecho que el costo político de tal “oprobio” había sido nulo, la clase gobernante de todos los niveles empezó a ahogarse en su propio vómito. Los terribles acontecimientos de Iguala detonaron el campo minado en que se encuentra nuestro país, por todos lados se han venido destapando las cloacas saturadas de los residuos de una política carente de sensibilidad social, de un régimen que se concentra en hacer del ejercicio de la política una especie de franquicia que es rematada al mejor postor.

La “explicación” del Procurador General de la República sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, la fallida intención de dar marcha atrás a la opacidad que cubrió la concesión de la construcción del tren México – Querétaro; la “justificación” dada por la Primera Dama sobre la Casa Blanca mexicana, la del Secretario de Hacienda cuando dice que los negocios hechos con el grupo HIGA principal contratista del Gobierno no cuentan porque no era funcionario y hasta las declaraciones

del Gobernador de Chihuahua en las “que a lo macho” sostiene que cuando firmó el fideicomiso 774443 de Banorte por 65 millones de pesos no leyó la letra chiquita y que los multimillonarios depósitos estatales a Unión Progreso fueron para proteger a los ahorradores chihuahuenses (una especie de “Fobaproita”) son una frustrada catarsis de la opacidad con la que se conducen los encargados de dirigir el destino de los mexicanos. Da la impresión que se encuentran empantanados, entre más se mueven, más se hunden.

Entre los 34 países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, México encabeza la lista en cuanto al índice de percepción respecto a la corrupción, según estudio hecho por Transparencia Internacional a quien también coloca como a uno de los países más corruptos del mundo; estadísticas que seguramente empeorarán por la manera en que estamos cerrando el 2014.

Según estadísticas del INEGI esta lacerante práctica de la corrupción, coloca a nuestro Estado en un deshonroso cuarto lugar a nivel nacional, tomando como base el porcentaje de ciudadanos que han sido víctimas de la misma; sin lugar a dudas, eso no es obra de la casualidad, la sinergia que se da entre la cooptación por parte del Ejecutivo Estatal al Poder Legislativo y Judicial, el intervencionismo a organismos supuestamente autónomos como la Comisión Estatal de los Derechos Humanos , la UACH, los Colegios de Bachilleres y el Instituto Chihuahuense para la Transparencia y Acceso a la Información Pública hacen caminar a la ética y al decoro gubernamental tal cual equilibrista por la cuerda floja con los ojos vendados sin barra de equilibrio ni red de protección.

A nivel local el 2014 no ha sido un lecho de rosas en cuanto a la percepción de la corrupción se refiere , también se ha dado a conocer en diversas columnas y notas periodísticas la existencia de la Casa Blanca juarense cuya propietaria es nada más y nada menos quien fungía en su papel de ejecutiva de proyectos como la encargada de palomear el destino de algunos fondos federales como los del SUBSEMUN cuyo ejercicio se vio empañado con la millonaria compra de los chalecos antibalas, el curso a la policía de proximidad, así como la acreditación exprés de la preparatoria para los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Y es precisamente en la supuesta prevención del delito donde la ciudadanía juarense se ve agredida en sus derechos tal como lo muestran las quejas ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en contra de elementos de la Policía Municipal que promediaron este año una transgresión cada tercer día, y que en buena parte están asociados a casos de corrupción. En este análisis no podemos soslayar los casos de afiliación al PRI en los que se utilizaron recursos materiales y humanos del gobierno como aquéllos en que se vieron envueltos los cadetes de la Academia de Policía y personal de la Dirección de Desarrollo Social cuyas sendas denuncias se encuentran en el limbo.

Por otra parte, las costosas obras del Plan de Movilidad Urbana que han endeudado a los juarenses por los próximos 20 años, han dejado un cúmulo de dudas sobre a quién realmente benefician, sobre todo, aquéllas que han sido construidas en medio de la nada, como las del Camino Real.

Con la entrada de un nuevo año se abre la esperanza de un mejor presente y futuro que coincide con la oportunidad que tienen las organizaciones políticas de mandar a sus mejores hombres y mujeres a una contienda electoral que renovará la Cámara de Diputados y que bien podría corregir el rumbo hacia una política mas diáfana, humana y nacionalista, ojalá que así sea.

 

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *