Ingrese palabra clave

CIUDAD JUÁREZ.- José Luis Navarrete Esparza, de 37 años, tuvo un mal día.

Intentó revivir las extorsiones y acudió al Parque Borunda para amenazar al dueño de un puesto de elotes a quien exigió mil pesos para no matarlo o quemarle su negocio.

El asustado vendedor le dijo que volviera más tarde al negocio ubicado sobre la avenida Vicente Guerrero y la calle Ignacio Ramírez.

El delincuente regresó por el dinero, pero nunca pensó que el afectado lo había denunciado ante la Policía Municipal.

Los uniformados lo arrestaron y lo llevaron a una celda. Confesó que se le ocurrió ir al parque para ponerles cuota a los comerciantes.

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *