Ingrese palabra clave

Corral en el Cazo

El Gobierno Federal abandonó al Gobierno de Chihuahua en materia de Seguridad y sesionará por su cuenta en la Zona Militar.

La medida deriva del conflicto por el agua de las presas en que Javier Corral canceló invitaciones oficiales al delegado de Morena Juan Carlos Loera.

El conflicto amenaza acarrear serios problemas para Corral. El gobierno federal podría investigar de lleno la corrupción de su gobierno o nulificar aliados políticos como Reyes Baeza, cuyas cuentas bancarias han sido congeladas por la UIF.

El mandatario estatal gimió por esta respuesta del gobierno federal.

En su perfil de Twitter consideró que esa decisión que muestra un talante autoritario y vengativo contra el pueblo de Chihuahua, se incumple el compromiso de hacer de la seguridad un campo de neutralidad política y se usa como mecanismo de represalia.

Al romperse ese pacto básico –destacó– la Federación pierde su sentido. Y eso es lo que cada vez más va envileciendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, no sólo en una concentración muy peligrosa de poder y recursos, sino del uso de los instrumentos del Estado para vulnerar a quienes nos le oponemos.

“Bajo este escenario ¿cómo pueden decir que son diferentes? ¿Que no son iguales a los anteriores? Porque esto exactamente es lo que nos hizo Peña Nieto; en represalia por nuestra lucha vs la corrupción, nos retiró el apoyo del Ejército y la Policía Federal”, agregó.

El gobernador de Chihuahua compartió que la notificación del secretario Durazo se da oficialmente después de dos semanas consecutivas en que los representantes de las fuerzas federales, dejaron de asistir a las reuniones en materia de seguridad en el estado.

Consideró que el asunto asoma ya otra dimensión en la relación del Gobierno Federal con el Gobierno del Estado de Chihuahua, derivado de su posición por el tema del agua.

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *