Ingrese palabra clave

CIUDAD JUÁREZ.- Un nuevo caso de presunta tortura y brutalidad a cargo de policías ministeriales está en efervescencia.

Familiares de dos hombres procesados por extorsión se manifestaron este mediodía para exigir que la Fiscalía General del Estado conteste oficios que permitan iniciar el Protocolo de Estambul en el caso, pues aseguraron que sus familiares presos fueron torturados por agentes ministeriales para responsabilizarlos injustamente del cobro de “cuotas”.

La manifestación  se llevó a cabo en la delegación estatal de la PGR. Fue atendida por funcionarios de la procuraduría.

Los manifestantes presentaron fotografías de un tercer implicado en el caso que falleció ocho meses después de la detención, a consecuencia de las heridas durante la tortura. Murió por estallamiento del vientre.

Claudia Anel Sánchez Rubio -esposa de uno de los procesados- relató que el pasado 20 de noviembre de 2013, ella, su esposo Ernesto Díaz -ciudadano estadunidense-, su padre Fernando Sánchez Espino y su tío Isaac Alvarado Contreras fueron detenidos por una unidad de la Policía Estatal acusados de haber extorsionado a un herrero al que identificaron como Pablo Estrella.

Los agentes ministeriales liberaron esa misma noche a Claudia Anel, pero mantuvieron arrestados a los tres hombres.

Al día siguiente, Fernando Sánchez Espino fue enviado a un hospital para atenderle lesiones internas. Murió 8 meses después a consecuencia de la supuesta golpiza y tortura que les propinaron los agentes ministeriales.

La tortura, aclaró Claudia Anel, no se ha podido probar porque no se ha aplicado el Protocolo de Estambul. La razón: la falta de documentos que permitan a la PGR abrir la investigación que determine si hubo o no tortura al momento de la detención de los tres sujetos y durante las primeras horas de su proceso como presuntos responsables del delito de extorsión.

El herrero que los acusó ante las autoridades estatales sólo acudió a la primera audiencia para ratificar su denuncia, “y luego se fue de Juárez. Lo vimos una vez que nos fue a pedir dinero para retirar su acusación, pero después no lo volvimos a ver. Se fue de Juárez cuando supo que mi papá murió en el hospital. De eso ya va para un año” detalló.

Agregó que Pablo Estrella, el herrero, no quería pagarle a su padre Fernando Sánchez Espino sus honorarios por un trabajo de herrería en el que le ayudó.

“Cuando fuimos a cobrarle esa tarde nos dijo que no nos iba a pagar, y poco después, los ministeriales nos detuvieron”, concluyó.

Por este hecho continúan bajo proceso desde noviembre de 2013, Isaac Alvarado Contreras y Ernesto Díaz, exempleado de Mc Donalds en El Paso.

Funcionarios de la PGR señalaron que solicitarán de nueva cuenta los documentos del caso a la Fiscalía estatal.
torturados2  torturados

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *