Ingrese palabra clave

Bizarros Presagios en Palacio

Se ve, se siente. Manuel Lopez Obrador está en guerra.

En obvia desesperación por los incontables fracasos y su acelerada pérdida de poder, Lopez dilapidó el enorme capital politico con el que engañó a todo mundo y ha llevado el péndulo del éxito que lo entronizó en Palacio a su punto ascendente máximo.

Lo que sigue es el ciclo del péndulo descendente.

Fuera de control y furioso por la tormenta en contra que él mismo desató, Lopez ha remachado este sábado su inexorable caída a casi dos años de un gobierno amorfo sin pies ni cabeza.

Este dia durante una gira por el sureste del país, López chantajeó que no hay medias tintas: Se está con él ó contra él. Punto.

“O somos conservadores o somos liberales; no hay medias tintas, no hay para donde hacerse. O se está con la transformación (conmigo) o se está en contra de la transformación (contra mí),” advirtió.

La cuestión es aritmética. Desde su perspectiva maniqueísta y divisionista no hay otro futuro que el negro destino que él mismo ha trazado.

Lopez ha enfocado su artilleria contra el Gobernador Enrique Alfaro, a quien ligan con el Cartel de Jalisco.

Si a los 30 millones de mexicanos que votaron en su favor se le restan los miles de arrepentidos, quedarían mas de 80 millones en contra que buscarán tumbarlo así tenga de su lado a George Soros, terroristas pagados, ninis anarquistas reclutados, prensa chaira, ejército corrupto y los narcos..

Su caída ha quedado sellada y escrita por él mismo este Sabado 6 de Junio.

Es cuestión de (poco) tiempo.

Tags:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *