Aquél Gobernadorcillo Tarahumara …

Por fin entiende Corral haber sido desplazado por el Peje y patalea contra Plan de Paz y Seguridad que pone gobiernos locales y sobornos del narco para uso exclusivo del ejercito

Corral-Peje

CHIHUAHUA.- Nomás falta que Lucha Castro abandone el barco y que su gato preferido se vaya de la casa.

El gobernador Javier Corral se ha quedado como niño terrible en pataleta, al perder el poder del gobierno estatal y quedar impotente y solo en las manos del nuevo gobierno federal.

Sus épicas caravanas de propaganda electoral contra la corrupción y su insaciable venganza contra Cesar Duarte, serán pronto deplorable anécdota de un gobierno tirado a la bancarrota económica y politica.

Algo falló a menos de la mitad de su gobierno y hoy se encuentra perdido enmedio del desierto.

Su platónico romance político con Manuel Lopez Obrador tronó antes de tiempo con la realidad y el futuro a partir del 1 de Diciembre, se torna tenebroso para el todavía arrogante y soberbio mandatario estatal.

Corral por fin se dió cuenta que había sido relevado del mando en Chihuahua por El Peje mientras él paseaba su perro por las calles de Chihuahua y este Martes lanzó un retardado misil de palabras contra el Plan de Paz y Seguridad, que toma por asalto el país y elimina autoridades locales de un escopetazo legal.

El plan federal destinado a militarizar el país y poner en manos del ejercito  las policías locales lo releva del mando no solo en el aspecto policíaco. En materia política lo releva también la ley que designa delegados federales en cada entidad y pasa por encima del Gobernador para regular participaciones federales al Estado y Municipios .

El poder político sin dinero, no es poder para poder.

“Lo digo abiertamente, nosotros no nos vamos a supeditar a un mando militar; Chihuahua no se va a someter a ningún mando militar”, declaró el gobernador.

El mandatario expresó que esta estrategia atenta contra la soberanía del Estado toda vez que “se pretende desplazar a los gobernadores”, por lo que  las nuevas autoridades federales tendrán que asumir las consecuencias de desplazar a un componente fundamental, que son las autoridades locales.

“No concibo sinceramente que haya solución al problema de la seguridad pública sin la concurrencia de la autoridad local, y por supuesto que se requiere respeto por la autoridad local y no suplantarnos”, indicó.

Señaló que es incompatible  que los militares sean los responsables de la seguridad pública del país.

Recordó que él se opuso e impugnó la Ley de Seguridad Interior ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación la Ley de Seguridad Interior, precisamente porque pretendía suplantar a las autoridades civiles por las militares.

“Si nos dan a escoger, nosotros preferimos a la Policía Federal varias veces, unos cuantos bribones no definen a una corporación esencial para el combate a la delincuencia organizada como es la Policía Federal”, destacó.

También señaló que institucionalizar la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública terminará desestimulando la necesaria profesionalización de los cuerpos policíacos estatales y municipales.

Pero Corral no tiene autoridad moral para reclamar. Sus ineptas y corruptas policías han sido diezmadas y desmanteladas por el hampa en medio de una catástrofe criminal plena de impunidad que el mandatario estatal no tiene idea de como solucionar.

Con la nueva militarización, los jugosos maletines bajo la mesa que acostumbran entregar bandas del narco a cuerpos policíacos y de la que ha sido acusada muchas veces la fallida Policia Estatal de Chihuahua, pasan a ser materia exclusiva del ejército y del gobierno federal.

 

Corral Sin Poder

 

Comentarios

Comentarios

Compartir