Inicio Portada POCOS QUISIERAN SER SUS NOVIOS

POCOS QUISIERAN SER SUS NOVIOS

Encuentran  amor al boxeo jovenes mujeres en el ring de Mercado Reforma

CIUDAD JUAREZ.- Jovencitas estudiantes de preparatoria de la Zona Centro han encontrado una nueva pasión en el boxeo .

Se han convertido en guerreras  que por la tarde acuden de lunes a viernes  a “tirar guante” dentro del gimnasio de box, “Hoy te toca ser campeón”,  en el interior del Mercado Reforma.

Lejos quedaron aquellas mujeres sumisas, agachonas y débiles, porque tienen la decisión de poder defenderse de un asalto o de un familiar abusivo.

Las adolescentes llegan alrededor de las dos de la tarde aun con el uniforme puesto, cambian sus faldas cuadradas por ropa deportiva, enrollan sus vendas, que nos pasan de siete centímetros por lo pequeño de sus manos y  empiezan los 20 minutos más duros del día..

El entrenador Gerardo Castillo, las coloca de par en par y empieza el espectáculo para  reforzar su defensa, el ataque y el contra golpeo.

En esas dos horas, las jovencitas no se preocupan por su cabello, su maquillaje o por cómo se ven;  solo les importa golpear y defenderse.

La perfección de los jabs, ganchos y volados es lo que importa, mientras el sudor corre y tal vez hasta el mal olor. Lo único que importa es no perder de vista los movimientos de su contrincante.

Vendedores, compradores o paseantes de la Zona Centro se queden atónitos al observar la técnica y la capacidad boxística de las jovencitas.

Los consejos siempre dados y nunca olvidados del entrenador que no mide más de 1.60 de estatura son: “Todos los golpes posibles, a la nariz”, “Tu eres la que manda” y “Ella no tiene la capacidad que tú tienes”.

Él instructor  corrige a las muchachas,  menciona que al igual que cualquier cosa que se hace en la vida, “Primero se debe de mentalizar ser el mejor y en el box es uno de los primeros y más importantes de los paso a seguir”.

Al término del entrenamiento las chicas vuelven a su vida normal;  hijas, estudiantes, empleadas y algunas hasta madres, poco a poco salen del gimnasio que se queda quieto y tranquilo, para volver a sus actividades diarias.