García Chavez Loco

Luis Villegas

En otro apartado el Lic. García Chávez apunta: “Sólo una ínfima parte de sus cuadros principales [del PAN] se decantó por caminar por una vía diferente y al impulso obligado de una insurgencia cívica que emanó de fuera de todos los partidos y que marcó una ruta diferente […]”; y agrega: “Esa insurgencia cívica no tuvo una desembocadura electoral y partidaria […] la naturaleza del movimiento Unión Ciudadana lo impedía por su carácter abierto y auténticamente plural”.

Por equívocas, estas afirmaciones resultan penosas; de lo dicho por García Chávez se desprende, dicho en buen español, que ninguno de esos “cuadros principales” panistas participó en ninguna aventura electoral; y la eficacia y eficiencia de esa insurgencia cívica sirvió para dos cosas: Para nada y para puritita… Veamos: El candidato del PAN, el ganador, fue Javier Corral; el de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM), Nueva Alianza (PANAL) y del Trabajo (PT), Enrique Serrano; el de Movimiento Ciudadano (MC), el compadre del actual Gobernador: Cruz Pérez Cuéllar; el de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) Francisco Javier Félix; el de la Revolución Democrática (PRD), Jaime Beltrán; y el de los independientes, el senil “El Chacho” Barraza; es decir, cinco candidatos de ocho partidos y uno “ciudadano”; literalmente, la inmensa mayoría del espectro político partidista de la Entidad, ¿Qué pitos tocó Unión Ciudadana?

Si alguien piensa que de veras sirvió para algo, excepto para construir discursos grandilocuentes y mamones, le recuerdo algunos de los resultados electorales: Tres de los cinco municipios más grandes, ganados por el PAN; además de otras 26 alcaldías (total: 43.28%); 27 sindicaturas (40.29%); y 16 distritos electoral de 22 (72.72%); además, de 4 alcaldías para MC; 2 para los independientes y 1 para el PVEM; sobre estas bases, vuelvo a preguntar: ¿Qué pitos tocó Unión Ciudadana en este baile?

No existe ningún instrumento descriptivo, ni estadístico, ni histórico, ni jurídico, no ya que pruebe, que insinúe un tantito, que Unión Ciudadana aportó algo al resultado electoral; hablando de la candidatura a Gobernador, por ejemplo, es más fácil concluir, los números anteriores así lo demuestran, que fueron los candidatos del PAN, todos ellos, los que mejor encauzaron el descontento ciudadano, que una entelequia que, de tan abierta y plural, ni siquiera se ve; y es así, lo repito, porque todas las fuerzas políticas representadas en el seno de la sociedad chihuahuense, excepto el Partido Encuentro Social (PES), junto a los candidatos independientes, presentaron candidatos y participaron en la contienda. ¿Qué es Unión Ciudadana? Un mito, una engañifa, un juego semántico engañabobos. Uno de los fraudes más escandalosos de la historia política del Estado; Se le podría calificar de “El Juego de los Tantos” (o de los Tontos): Nunca antes tantos, tan inservibles, tan inútiles, tan superfluos, se habían vendido tan caro y beneficiado tanto por tan poco.

Claro que existió un repudio al régimen anterior, los resultados electorales lo demuestran de manera palmaria; pero ese rechazo se manifestó en las urnas se canalizó a través del sufragio y el gran beneficiario fue el PAN y sus abanderados. Con esa afirmación regreso a lo que ya había afirmado en la reflexión previa: “[…] miente García Chávez; por ignorancia o mala fe, pero falta a la verdad con ese dicho —existe una clara distinción entre un trienio y el siguiente; y la demostración palmaria de este aserto viene de la mano de un párrafo subsecuente—”; aquí estamos: Un PAN entreguista o entregado no le habría partido su mandarina en gajos al PRI como ese PAN lo hizo.

Sin embargo, lo verdaderamente perverso del editorial garcíachavista es insinuar que el PAN se benefició de la no concreción del Frente por la Unidad Democrática de Chihuahua (FUDCh), “para salir como única opción partidaria, aprovechadora, como desembocadura de la insurgencia cívica”; es perversa por falsa y contradictoria: Primero, porque ahora resulta que “la insurgencia cívica” es obra y gracia del FUDCh; segundo, porque la ínfima parte de los cuadros panistas, que ni eran ni dirigentes ni nada, se aprovecharon de lo que el FUDCh había conseguido (sin esa interpretación la frase “el PAN se aprovechó” carece de sentido); tercero, porque el justificado hastío de los chihuahuenses y el legítimo triunfo del PAN se hacen depender de la “mencionada Alianza Ciudadana”, de la que en líneas previas afirma que no se concretizó; y cuarto, porque explica todas esos acontecimientos a partir de la existencia de una falsa “Alianza Ciudadana” creada por el PAN “para aparentar que estaba presente el movimiento cívico original”. ¿What?

¿De dónde sacó el licenciado García Chávez tantas estupideces? Misterio. No existió ninguna Alianza Ciudadana, ni falsa ni auténtica, o por lo menos visible, a la que le deban el triunfo el Gobernador, los diputados, los alcaldes o los síndicos panistas que actualmente gobiernan; no existió nada como una Alianza Ciudadana legítima, creadora de la insurgencia cívica, que después mató, para luego suplantar, el PAN; se trata sólo de la febril historia de un fabulador loco y quien la crea peca de crédulo e imbécil.

¡Abur!

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Comentarios

Comentarios

Compartir