Flojito y Coperando

CHIHUAHUA.- El Gobernador Javier Corral tuvo que apechugar otro derrota política mas, ahora con la comunidad tarahumara de la sierra.

Tuvo que ceder a todas las peticiones de los grupos indígenas a cambio de cancelar la caravana pedestre que llegaría desde Creel a Chihuahua para armar un campamento de protesta contra Corral de diez días.

La maniobra que ponía en grave riesgo su fracasado informe de desgobierno, hizo que enviara a la escena un grupo de caciques espirituales de la sierra con generosos tributos y sacrificios, para convencer a los indígenas de suspender la protesta.

Presurosos partieron hasta Creel con tan delicada misión la señora Teresa Guerrero, comisionada Indígena, el padre jesuita Javier Avila y el secretario de Desarrollo Social, Victor Quintana.

La marcha que había comenzado esta mañana fue suspendida.

Los indígenas recibirán dinero para  el campo y proyectos, obras a desarrollar, mientras que los funcionarios deberán hacer una gira por comunidades aborígenes para atender sus reclamos.

Comentarios

Comentarios

Compartir