DEMOCRACIA SIN DEMÓCRATAS

DEMOCRACIA SIN DEMÓCRATAS

Por Manuel Narváez Narváez

El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, reconoce que el partido se convirtió en lo que criticó del PRI; bien, pero debe haber responsables y consecuencias.

No basta con relamer las profundas heridas que ya todo mundo sabe que ahí están. Peor aún es que no asoma ni por casualidad, la cirugía mayor que requiere Acción Nacional. El periplo por el que pasa desde la fulminante derrota, arrastra cadenas pesadas de conciencia, lo que hace el transitar hacia la sanación todavía más incierto y lejano.

En el marco de la sesión extraordinaria del Consejo Nacional del PAN, al que sólo acudieron poquito más de la mitad de los consejeros para cumplir con el quórum, 189 de 381, el dirigente oriundo de Chihuahua, volvió a dejar la pelota caliente en la cancha de los expresidentes Fox y Calderón.

A ellos les reprochó alejarse de los principios y la doctrina, cierto en gran medida, pero soterradamente les endilga la responsabilidad total de la derrota. Falso, porque ésta tiene tres madres: Gobierno, Dirigencia y Josefina.

Las rencillas son tan obvias, que solo los arrogantes no las ven. Pese a ya no tener el gobierno federal y apenas 5 gubernaturas, la disputa por el control del PAN sigue siendo el principal centro de interés de los dos grupos antagónicos, lo es desde aquella Asamblea en la que resultó designado Madero Muñoz como dirigente del CEN, la que obtuvo por apenas un poco más del tercio de los consejeros panistas.

La sesión del consejo nacional del sábado dejó muchas lecturas y aumentó las dudas sobre el regreso a los orígenes. De entrada, la asistencia de tan pocos consejeros despierta la suspicacia de que muchos de ellos no recurrieron al llamado por ya no ser funcionarios federales, o sencillamente porque reprueban la actuación de la dirigencia.

Para colmo de males, cuando iba a dar inicio la discusión de las propuestas de reformas a los estatutos, un grupo de consejeros se retiró, por lo que ya el endeble quórum se reventó e impidió que se avanzara en los trabajos.

Este asunto de las reformas a los estatutos tiene muy divididos a  los consejeros nacionales, pero también muy confundida a la militancia, ya que se perciben cambios estéticos y no de fondo, salvo los que confiere mayor poder a la dirigencia nacional.

De lo poco que se conoce de los borradores, no aparece por ningún lado la rendición de cuentas por parte del CEN, Comités Directivos Regionales y Municipales. Siendo el PAN una entidad de interés público, públicos deben ser sus estados financieros donde se detallen el número de empleados, nombres, salarios, proveedores, ingresos, egresos, etc.

Otro renglón de la columna vertebral de las reformas estructurales internas que no se ve por ninguna parte, tiene que ver con el fortalecimiento democrático de la elección de sus consejeros estatales y nacionales, de la misma dirigencia del CEN, de los CDEs y Municipales. No se conocen propuestas concretas al respecto.

Tampoco se sabe si la elección de candidatos a los diversos puestos de elección popular partirán de tan pregonada democracia, o descansarán en métodos tradicionales utilizados por el PRI, PRD, PVEM, PT y MC. Se desconoce si las designaciones de candidaturas serán a contentillo de las dirigencias, si serán entregadas desde los resortes,  o simplemente subastadas. La militancia no aguanta más changos y changas que viven gracias a la ubre presupuestal.

Nadie sabe si se tiene contemplado limitar a dos las candidaturas plurinominales por persona y familia; exigir antidoping, prueba de polígrafo y declaraciones patrimoniales rutinarias a aspirantes a cargos de elección popular, funcionarios públicos y dirigencias. Nadie sabe.

Son muchas dudas las que existen en torno a las reformas de fondo que requiere el PAN para regresar a sus orígenes. Hoy por hoy, las cabezas visibles parecen estar en todo menos concentrados en la Unidad;  al contrario, se ven atrincherados desde el fuero, unos; colgados como piñatas por el pacto, otros; repudiados y exiliados en el campo, uno, y en Boston, el otro.

Como dijo una vez Germán Martínez, exdirigente nacional del PAN, cuando se enteró que Jorge Hank Ron había ganado la alcaldía de Tijuana; “los responsables de que un tipo como ese los gobierne, no es culpa más que de los panistas”.

México y los mexicanos necesitan al PAN, sí, pero como era antes de desdibujarse, así lo reconoció Madero. En las condiciones actuales, el PRI es rey y  la izquierda opción.

P.D. “La democracia es como hacer el amor, se practica todos los días”: Manuel Clouthier. “La democracia no necesita de proxenetas, ya bastante tiene con el desprecio de quienes la practican de los dientes para fuera”: Manuel Narváez

mnarvaez2008@hotmail.com

Twitter: @65manuelnarvaez