Corral Copy & Paste

La esperanza depositada en las urnas por cientos de miles de chihuahuenses para que la vida pública y política del estado cambiara verdaderamente, ahora se encuentra pendiendo de un hilo. Y es que ya han pasado varios meses desde el arribo del “nuevo amanecer” donde además de las constantes quejas por haber recibido las arcas vacías no se percibe una diferencia sustancial entre el actual gobierno y su predecesor.

Tan sólo habría que darle una revisada al paquete económico estatal para el 2017, propuesto por Corral y solapado por 24 diputados; en el cual muchos de sus rubros son un “copy and paste” del último presupuesto de la anterior Administración estatal que fue tan censurado por el ahora gobernador durante su campaña, sobre todo en lo que al endeudamiento se refiere.

Javier Corral enarboló por mucho tiempo la bandera del no endeudamiento para el estado, lo que constituyó uno de sus principales discursos de campaña; sin embargo, a las primeras de cambio lo que propone para el próximo año es la posibilidad de comprometer aún más el futuro de los chihuahuenses, contrayendo deuda hasta por cuatro mil millones de pesos. La hechura y eufemismos son los mismos de César Duarte. Para lograr su cometido los diputados de su partido “mayoritearon” ruinmente con la ayuda de los diputados representantes de los partidos veletas (que se mueven hacia donde sus intereses políticos y económicos los lleven), me refiero, por ejemplo, al sempiterno diputado del PT Rubén Aguilar que actualmente ha hecho alianzas viles con los panistas y con los representantes de Movimiento Ciudadano, Partido Verde, PRD y con todo aquel que se preste para ello. Javier Corral ha sabido seducirlos contundentemente.

Los diputados del PRI votaron en contra, más de manera sistemática que por coherencia, ya que difícilmente olvidaremos cómo los diputados de su partido, en las dos últimas legislaturas sumisamente actuaron bajo las órdenes del anterior gobernador y a toda propuesta le dieron curso. Por su parte, los diputados de Morena no quitaron el dedo del renglón argumentando que no hay creatividad, originalidad y mucho menos congruencia en el diseño de los presupuestos y los ciudadanos se convierten en los chivos expiatorios de los gobernantes, a través de medidas impositivas.

Efectivamente, las circunstancias que vive el estado no están para incurrir en los mismos errores, la propuesta económica de Javier Corral significa seguir con el mismo viejo y obsoleto modelo del gasto público; más de lo mismo, pero con otros administradores -yo diría coloquialmente: El mismo infierno, pero con diferente diablo-. No presenta alternativas diferentes a lo que anteriormente ya dio malos resultados, por lo tanto, esperamos nuevamente el mismo desenlace. Mucho se ha hablado sobre la necesidad de tener un gobierno que sea eficiente al momento de distribuir el gasto, que sea menos derrochador y que ponga el ejemplo con políticas de austeridad que terminen con los exagerados privilegios y prebendas indignantes de muchos de los funcionarios públicos, incluyendo los del poder legislativo y judicial. Las condiciones estuvieron dadas para que iniciáramos el 2017 con una política económica distinta; hace tan sólo unas semanas, la diputada de Morena, Leticia Ortega Máynez presentó la iniciativa de Ley de Austeridad que contemplaba entre otras cosas, la reducción del sueldo a la mitad, de los funcionarios de primer nivel, incluyendo diputados, magistrados, gobernador, etc. Contempla también la eliminación del pago de compensaciones, telefonía celular, bonos y muchos otros gastos superfluos que tanto cuestan al pueblo chihuahuense. Sin embargo, la iniciativa fue ignorada por los diputados de todos los demás partidos políticos, expresando con gran descaro y desfachatez que para ellos es necesario contar con recursos, y así poder proveer de cobijas, láminas y despensas a los habitantes de los distritos que dicen representar. Diversas agrupaciones ciudadanas han solicitado una entrevista con la Junta de Coordinación Política (JCP) del Congreso del Estado para tratar asuntos relacionados con las políticas de austeridad, pero han sido rechazados, sin haber sido escuchados mínimamente, esto, debido a que diputados de los partidos del sistema que están dentro de la JCP se les ocurrió la brillante idea de someter a votación a quien reciben y a quien no; en este caso, por no convenir a sus intereses personales, simplemente deciden no escuchar a los ciudadanos.

Ante tales agravios, la respuesta de las organizaciones como El Barzón y Morena, de plantarse dentro del Congreso para manifestarse en contra de las decisiones arbitrarias de los diputados panistas y sus nuevos arlequines, están más que justificadas; el endeudamiento es una traición más al pueblo, el presupuesto le pertenece a él debe ser manejado eficiente y transparentemente desde que es puesto a consideración del Congreso donde deben escucharse la voz ciudadana, Los anquilosados métodos de presentar propuestas fundamentales “al cuarto para las doce”, a través del madruguete, no deben ser más el” modus operandi” de la clase gobernante, porque así no amanece para todos, yo diría más bien, que tendremos un eclipse total. “No hay arte que un gobierno aprenda más rápido de otro, que el drenar dinero de los bolsillos de la gente”, Adam Smith.

Juan Carlos Loera de la Rosa

Comentarios

Comentarios

Compartir