Conflicto en Grupo Fuentes

A LA OPINIÓN PÚBLICA

Hace ya más de un año que se generó un conflicto societario entre los hermanos Fuentes Yanar por el control de GRUPO FUENTES; desgraciadamente para los negocios mismos, a ANTONIO CESAR FUENTES YANAR, causante del conflicto, parece no importarle dañar el patrimonio creado por su padre, Don EDUARDO FUENTES VARELA.

La obtención de resultados desfavorables derivada de la falta de sustento legal de sus pretensiones, ha llevado a ANTONIO CESAR FUENTES YANAR a la desesperación, a
grado tal que está recurriendo a amistades peligrosas en busca de apoyos que a la
postre, terminarán perjudicándolo más de lo que puedan beneficiarlo.

La personalidad violenta, radical, e intolerante de ANTONIO CESAR FUENTES
YANAR, aunada a su legal y clara condición de socio minoritario de las empresas que
conforman el GRUPO FUENTES, lo ha llevado a recurrir a amistades dedicadas a
dudosas actividades. Se sabe que actualmente está llevando a cabo negociaciones con
el fin de obtener apoyos no legales ni oficiales para tomar por la fuerza de las armas el
control de la administración de las empresas del grupo.

GRUPO FUENTES está formado por una serie de empresas dedicadas al ramo gasero,
gasolinero, e inmobiliario. Hasta hace alrededor de un año y medio este grupo estaba
formado por Don EDUARDO FUENTES VARELA y sus cuatro hijos, de nombres
EDUARDO, ANTONIO CESAR, MAGALI y ROSA YAMEL, todos de apellidos
FUENTES YANAR. Hasta el año de 2013, Don EDUARDO FUENTES VARELA era
prácticamente el único dueño de las empresas que conforman el GRUPO FUENTES,
siendo titular de prácticamente el 100% de las acciones que conforman el capital social
de cada una de ellas. Sus hijos, sin embargo, participaron en algunos de los negocios
como miembros del Consejo de Administración, donde Don EDUARDO FUENTES
VARELA era el Presidente, siendo él la única persona que contaba con facultades de
representación en las empresas como consecuencia misma de su puesto de
Presidente.

Entre los meses de agosto y noviembre de 2013, Don EDUARDO FUENTES VARELA
donó a sus cuatro hijos todas las acciones de las empresas que conforman GRUPO
FUENTES, por partes iguales, convirtiéndose a partir de entonces cada uno de ellos en
accionista de las empresas en un 25% cada uno.

Con fecha 9 de julio de 2015, falleció MAGALI FUENTES YANAR, quien dejó
testamento público abierto ante notario público, designando a ROSA YAMEL
FUENTES YANAR como su única y universal heredera. Fue de esta manera como
ROSA YAMEL FUENTES YANAR adquirió el 50% del capital social de las empresas de
GRUPO FUENTES.

Lo anterior no fue del agrado de ANTONIO CESAR, quien solo por ser varón, sintió que
merecía más de lo que Don EDUARDO FUENTES VARELA y su hermana MAGALI
dispusieron que le correspondía.

Dados los malos manejos de ANTONIO CESAR en las empresas que le correspondía
vigilar dentro de GRUPO FUENTES, Don EDUARDO FUENTES VARELA, ejerciendo
sus facultades de Presidente del Consejo de Administración de las empresas, tomó la
decisión de revocar sus poderes, acto que se llevó a cabo a través de notario público,
lo cual causó gran molestia en ANTONIO CESAR, quien a partir de entonces inició una
serie de acciones tendientes a tomar ilegítimamente el control de la administración y
operación de las empresas de GRUPO FUENTES. Entre otros actos irregulares, (1)
obtuvo una irregular designación de Tutor Interino de Don EDUARDO FUENTES
VARELA, argumentando que este era incapaz, situación irregular porque para declarar
a una persona incapaz, es indispensable y sobre todo elemental, que la persona de
que se trate sea sometida a estudios médicos, lo cual no sucedió. Además, (2) obtuvo,
con base en testigos falsos, una medida cautelar que afecta a todas las empresas del
grupo, con la cual pretende tomar el control de la posesión y administración de las
mismas, cuando ni siquiera cuenta con poder para hacerlo. No conforme con lo
anterior, (3) demandó la nulidad del testamento de su hermana MAGALI pretendiendo
hacerse de una parte de los bienes que a su muerte dejó MAGALI, sin importarle que la
última voluntad de su hermana fue transmitir sus bienes a ROSA YAMEL.

A la fecha, se han logrado revertir algunas de las acciones y concesiones irregulares
que habían favorecido a ANTONIO CESAR FUENTES YANAR, como lo es el caso del
absurdo nombramiento de Tutor Interino de Don EDUARDO FUENTES VARELA que
se le había concedido atropellando la ley. Solo es cuestión de tiempo para que las
cosas encuentren su cauce legal y se resuelvan conforme a derecho, pues legalmente
es imposible que ANTONIO CESAR FUENTES YANAR obtenga más de lo que le
corresponde, que es un 25% de las empresas de GRUPO FUENTES. Por más
demandas y denuncias que presente, su 25% no puede convertirse en 50%, ni en
100%, como injustificadamente pretende.

De ahí la desesperación de ANTONIO CESAR. Al no ver futuro en los tribunales,
pretende recurrir a la amenaza y a la violencia.

CESAR; no es mi pretensión tomar lo tuyo, definamos de una vez por todas lo
que tu 25% representa dentro de GRUPO FUENTES, recíbelo y hazlo crecer; yo
seré la primera en alegrarme de tu éxito. Ambos tenemos un ejemplo de esfuerzo
y sacrificio de nuestro padre y sabemos que lo que a cada uno nos corresponde
puede crecer si se trabaja duro. Te pido respetes la decisión de nuestro padre y
la última voluntad de nuestra hermana.

La conducta que has asumido en las últimas semanas me obliga a hacerte
públicamente responsable de cualquier acto que atente contra la integridad física del
gerente general de GRUPO FUENTES, Ricardo Calzada Márquez y su familia, de mi
esposo Hernán Rivera González, de mis hijos, así como de mi propia integridad física.

A T E N T A M E N T E

Rosa Yamel Fuentes Yanar

Ciudad Juárez, Chihuahua, a 15 de diciembre de 2016.

Comentarios

Comentarios

Compartir