Opinión

    ¿Quien y para qué mandó a los estudiantes de primer ingreso de Ayotzinapa a Iguala?

    Los culpables que nadie menciona son aquellos quienes enviaron a su muerte a los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, conocida popularmente como la Normal de Ayotzinapa.
    La escuela, situada en el poblado de Ayotzinapa, Municipio de Tixtla, Guerrero, se encuentra a 258 kilómetros de distancia de Iguala.

    Agazapados, ocultos, pero a la vista de todos, protegidos por el desinterés y la apatía de gobernantes y gobernados en este México nuestro, los culpables fundamentales de la tan obviada, trágica y salvaje muerte de los estudiantes de primer ingreso de la Normal de Ayotzinapa, se pierden en la avalancha de declaraciones, posturas, uso y abuso sobre las criminales omisiones, desviaciones, politiquería y cinismo con la que México decidió ignorar el camino de la ley, el órden y la protección de sus ciudadanos.

    Todos pretenden desviar el río de sangre y muerte y aparentar lavarlo para su beneficio y a nadie le importa que ese río, para que deje cauce, tiene que desembocar a los píes de la justicia. Concepto tan ajeno al México histórico como lo es para el México de estos días.

    Los directivos de la Normal de Ayotzinapa, sus porros, sus lidercillos de paquotilla y sus ya muy aparentes ‘amigos’ del mundo del delito, que abusaron de los estudiantes de primer ingreso enviándolos a lo que sería su muerte son quienes deben ser los primeros en enfrentar la verdadera justicia que se encuentra plasmada en la ley, pero cuya aplicación, gobernante tras gobernante se especializa en ignorar y desacatar y ciudadano tras ciudadano, en permitirselos.

    La sociedad mexicana y la comunidad mundial, tienen en la trágica memoria de estos mártires el reto y la obligación impostergables de ejercer la alta vocación de seres humanos, forzar el camino de la justicia, terminar con la simulación y acabar con la impunidad perniciosa que corroe a México como nación y que marca y averguenza como personas sin valor y sin valores a todos los que de una forma u otra con silencios e hipocresías contribuimos a que esto suceda.

    Así, todos somos los culpables que nadie menciona.

      El pasado domingo 26 de octubre, se reunió una multitud de mexicanos libres en el zócalo de la ciudad de México, con el objetivo de manifestar el repudio generalizado a las contra reformas, básicamente la energética, que tanto daño hará -con seguridad- a México.

      Habrán notado que mencioné las palabras; peligrosa y libre. Desglosémoslas: peligrosa, ¿por qué, iban armados los manifestantes? Con armas de fuego no, pero si con armas más peligrosas como son; ideas, razonamientos, convicciones y justificada inconformidad.

      ¿Sabe usted por qué es peligrosa la pólvora? Porque estalla, se expande y esa onda expansiva es la que daña. Lo mismo pasa con las ideas, estas, se expanden, se diseminan, se contagian, son altamente peligrosas. Los seres humanos tenemos en nuestro cerebro un gran potencial y armamento de defensa-ataque, ¡cuidado gobiernos depredadores!

      …Después mencioné la palabra libres, esto es, ciudadanos que si bien fueron convocados por la última esperanza política de México que es MORENA, asistieron en forma libre, sin los folclóricos acarreos. Se podría mencionar que la totalidad de los asistentes fueron por su plena voluntad, sin pase de lista, ni de la oprobiosa torta de queso de puerco y su infaltable Frutsi, ¿quedó claro el concepto, libres?

      Quiero hacer resaltar un hecho notorio, la casi totalidad de las mentes brillantes, intelectuales y gente de razón del país, están con AMLO-MORENA, lastimosa y cómicamente el PRI-PAN-PRD se quedaron ayunos de talento, como único amigo-cómplice tienen a Televisa. De tal manera que tienen que recurrir al; corporativismo, al sindicalismo o de plano al robo descarado de elecciones son; ¡burdos y simplones!

      Otro hecho igualmente peligroso y significativo, es el creciente odio hacia EPN, manifestado fehacientemente por esa multitud y por las redes sociales, con el lacerantemente oprobioso, ¡fuera Peña Nieto! Mismo que no entiende o no quiere entender el unánime rechazo que provoca su sola presencia.

      El gobierno federal debería -aunque lo dudo- reconsiderar demasiadas cosas, por ejemplo; el ridículo monto del salario mínimo, la corrupción institucionalizada, la reforma regaladora del petróleo, la asociación delictuosa con las televisoras, su estratosférico gasto corriente y su desmedido afán de lucro.

      Deseo informarles -porque al parecer nadie lo hace- que el mundo ha cambiado, lo que hicieron en el año ’68 no puede volver a repetirse, el mundo está informado al momento mismo que suceden los acontecimientos. Lo peor, a ningún país le agrada negociar con un gobierno que “desaparece” a sus ciudadanos, bueno, ni los USA, los que son cambiantes como el viento y se hacen “a donde calienten gordas”.

      No testeree el avispero Sr. Gobernador César Horacio Duarte Jáquez.- su pretendido decomiso masivo de automóviles sin placas en Chihuahua, puede ser la gota que derrame el vaso de la paciencia ciudadana. Hace tiempo escribí el artículo, “Sobre mi Cadáver” con respecto a su insana manía de despojar de su -en ocasiones- único patrimonio a miles de chihuahuenses.

      En esa misma sintonía están cientos y quizá miles de chihuahuenses, de no dejarse arrebatar lo que es de ellos. Habrá muchos que se dejen pisotear, no lo dudo, pero, ¿será usted capaz de asesinar a digamos 500 chihuahuenses valientes y dignos? Confío en que no lo haga, sería un muy mal pago al hecho de haberlo elegido.

      Encima los costos de regularización fueron muy elevados, no acordes con la economía deprimida que vivimos, y que al parecer usted ignora. No convierta a nuestro entrañable Estado en otro Guerrero, las manchas de sangre son indelebles. Como dice nuestro admirado paisano Juan Gabriel, “Pero que necesidad, para qué tanto problema”.

      Notas locales
      Se perdió la mesura, la perspectiva, la razón.- ahora resulta que tres directores de fomento económico de Chihuahua, están entre los mejores once del país y por este motivo son merecedores del premio “Tlatoani” como lo más granado de México, y los ganadores por Chihuahua son… Delicias, Janos y Ascensión.

      ¡Que ternura! Porque entendámonos, en el Estado hay 67 municipios, en el país son 2,700, entre ellos los pobretones y ahora resulta que hasta ignorantes de; Monterrey N.L, Guadalajara Jal., Ciudad de México, Puebla Pue., Ciudad Juárez, entre muchos otros, ¿cómo creer que pueblos pequeños de Chihuahua puedan tener economistas que esas grandes urbes no tienen? ¿porque son economistas y no están comprando esos premios verdad? ¿Cuáles fueron los parámetros medidos en ese concurso? No veo los prodigios económicos en la región.

      Mi incredulidad no debe resultar ofensiva para la gente de mis queridos Ascensión y Janos, donde cuento con buenos amigos, mi crítica es para sus autoridades que han perdido el juicio y la medida de toda proporción, se exponen a la burla.

      Enseguida anexo el enlace de unos graciosos Doctorados Honoris Causa, al Coque Muñiz -al que se le olvidó el Himno Nacional- y a Rosa Gloria Chagoyán -Lola la trailera- entre otros igual que ellos. INVESTIDURA DE DOCTORADOS HONORIS CAUSA EN LA H. CÁMARA DE DIPUTADOS como una prueba mas de la sinrazón generalizada, ¡pero botana!

      “Una persona tiene derecho a protestar y el Estado debe protegerle la vida, sea cual fuere la naturaleza de la protesta”
      Pablo Milanés

      “Los franceses hacen huelga los lunes porque suben el pan; los martes se manifiestan porque ganan poco; los miércoles protestan por la falta de libertades… y el domingo votan por la derecha”
      Francois Mitterrand

      “Incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres”
      Chou En Lai

      Twitter @JoseCruz777

        En mi anterior aportación semanal hacía referencia sobre los lamentables acontecimientos

        en Iguala- Ayotzinapa, que mantiene en vilo al gobierno mexicano y conmocionado al

        pueblo de México, ante una inconformidad que va creciendo por los nulos resultados hasta

        hoy, sobre el paradero de los 43 normalistas, ya que los reportes sobre este asunto son cada

        vez más confusos.

        Lo peor que puede hacer el gobierno es darle una salida política a este problema, creo que

        en este tipo de sucesos se debe mostrar por encima de todo el lado humano, justo y

        sensible de todo gobernante, se debe llegar al fondo del problema y poder esclarecer los

        hechos a la luz de la verdad y la justicia, dejando atrás todo lo que es rentabilidad política.

        Si bien es cierto que ya se fue el ex gobernador Ángel Aguirre, a pesar de que era una

        exigencia que se retrasó casi un mes con costos altísimos para el gobierno. Las

        investigaciones continúan y hay dos puntos relevantes en ese sentido. Primero, como lo

        anunció el procurador Jesús Murillo Karam, esperar que el grupo de forenses argentinos

        concluya sus estudios sobre los 38 cuerpos encontrados en las diez fosas halladas hasta

        ahora.

        Este es un tema clave porque existe la desconfianza de que las muestras para cotejar el

        ADN de los familiares de los desaparecidos con el de los cuerpos hallados fueron recogidas

        por policías estatales y municipales y las autoridades federales no tienen confianza de que

        hayan sido recolectadas correctamente (voluntaria o involuntariamente). Si fueran los

        estudiantes, entonces estaríamos ante un grave delito de parte de las autoridades. Por otro

        lado si se confirma que esos cuerpos no son de los estudiantes, ¿de quiénes son?

        Lo segundo es saber cómo pudo ser que el ex presidente municipal José Luis Abarca, su

        esposa y su jefe de policía pudieron seguir despachando en Iguala durante casi una semana

        de los acontecimientos y luego huir impunemente sin que nadie los molestara. ¿Fueron

        actos de omisión o de complicidad? Es verdad que las autoridades no los pueden localizar?

        Tan debilitadas están las instituciones encargadas de procurar justicia?

        Desde mi particular punto de vista veo que el manejo que se le está dando a este asunto tan

        delicado, es mas de carácter político que resolverlo de fondo, es decir, hay una estrategia

        para desviar la atención, y minimizar el impacto negativo que esto está teniendo con los

        ciudadanos, incluso, la Casa Blanca ayer se expreso de manera firme y categórica al

        mencionar que es muy preocupante lo que sucede en México con el caso Ayotzinapa.

        Hay que puntualizar que el asunto de los estudiantes desaparecidos ha traído consecuencias

        internacionales, ya que en varias universidades del extranjero los estudiantes han marchado

        y exigido justicia, pero también, en el ámbito gubernamental existe una gran preocupación

        en varios países, no solo en la Casa Blanca que ya se expreso al respecto, sino además, la

        CIDH abordara este tema en la ciudad de Washington y nuestro país estará obligado a

        asumir todas las consideraciones en materia de derechos humanos que ahí le indiquen.

        Por último debo puntualizar, que deseo pronto aparezcan los 43 normalistas de Ayotzinapa,

        ya que de lo contrario, la inconformidad será cada vez mayor por la sociedad mexicana y

        principalmente por los jóvenes estudiantes de todo el país que se han solidarizado con los

        familiares de los 43 normalistas y que a un mes de la tragedia siguen sin encontrar justicia,

        por eso reafirmo que este asunto no se puede resolver solo políticamente, sino llegar hasta

        las últimas consecuencias por el bien de todos, esto hay que puntualizarlo…

        ABELARDO VALENZUELA HOLGUIN.

          Recordemos a manera de introducción al artículo, al legendario superhéroe de los 60’s, 70’s y 80’s llamado, Kalimán -el hombre increíble-, el que por su indumentaria -traje y turbante- seguramente provenía de la región indo-asiática, también lo delataba su nombre mismo; Kali, por la deidad hindú y man anglicismo que significa hombre. Por cierto ¿saben de donde proviene la palabra Rasputín? De raspa y mañoso -es dato falso-.
          Pues bien, ese enigmático personaje acompañado de su pequeño y valiente amigo Solín -el nombre indica que quizá era huérfano-, luchó siempre por la justicia. Merced a una fuerza física extraordinaria, amén de un poder mental asombroso.
          Cuando nuestro superhéroe era superado por el enemigo en turno -el más poderoso fue Humanón- recurría a su truco As, el “actus Mortis”, que consistía en disminuir al máximo -o mínimo- sus funciones vitales como; la respiración y los latidos del corazón para simular que estaba muerto, y con ello engañar a sus enemigos. Era enterrado y posteriormente exhumado por Solín y… volvía a las mismas, en su incansable labor de liberar el mundo de sátrapas.
          En la actualidad merced a los enormes y graves problemas que nos aquejan de; inseguridad, pobreza, desempleo, alzas de precios, reformas tontas, robo al erario, políticos corruptos y lo mas nuevo, asesinatos en masa. No hay ningún Kalimán al cual recurrir, peor aún los gobiernos han adoptado sus tácticas.
          ¿Cómo es eso? El gobierno federal, la PGR, algunos gobernadores y ciertos Secretarios de Estado., están realizando el “Actus Mortis” llamado en la actualidad, nadar de muertito o hacerse el occiso. Pretenden que los problemas se resuelvan solos, por si mismos, como por arte de magia. Me recuerdan a las personas que compran productos milagrosos para bajar de peso ¡mientras duermen! Se levantan por la mañana y… oh desilusión, siguen igual o peor, ¡que ocurrentes!
          Con el Sr. EPN ya no se que pensar, hace algunos días con respecto al explosivo caso de los jóvenes normalistas de Ayotzinapa Gro. que fueron secuestrados, se dijo indignado, consternado, clamó justicia, exigió seguridad. Por favor que alguien le indique a ese hombre, que la postura que asume es la del ciudadano común y corriente, que precisamente, ÉL, es quien debe resolver los problemas, porque además en primer-última instancia es el responsable directo.
          La tierna actuación de EPN, me recuerda al Sr. Ramón Galindo, que en los años 90’s era Presidente Municipal de Cd. Juárez Chih. en una ocasión que se vio rebasado por la ola de violencia que azotaba a la ciudad, hizo declaraciones parecidas. Se indignó, se pronunció en contra de la violencia, exigió seguridad y… se puso un moño blanco en la solapa y salió a la calle a protestar en una marcha organizada por él mismo, no es charra, es cómicamente cierto.
          El Gobernador de Guerrero Ángel Aguirre sigue deshojando la margarita, me quiere, poco, mucho, nada. Y no se decide a dejar el poder estatal, pretende hacer una consulta pública para saber si “su” pueblo quiere que se vaya. Sr. Ángel Aguirre cuando: le queman el palacio estatal, lo abuchean, se vomitan al verlo, no le reciben las llamadas y el perro deja de mover la cola cuando llega., es momento de; ahuecar el ala, esfumarse, borrarse, pelarse, tomar las de Villa Diego.
          Señor EPN, los problemas del país están tomando un cariz de desastre, justifique la mención que hizo de usted la Revista Times, como El Salvador de México, actúe como el estadista que dijo Obama que era -por supuesto que no es- basta de graciosadas como esa de llamar Okinawa a Ojinaga Chih. -les creó un problema grave de identidad-, nada mas falta que a China N.L le llame República Popular de China, el “Mexican Moment” ya pasó, no queda nada que regalar.
          Por cierto, que bonito, lujoso, moderno, carísimo y merecido avión tiene usted, como dijera el inolvidable Maestro Germán Dehesa, ¿durmió usted bien?
          Notas locales
          Mujer, valor agregado.- hube de acudir a bolear mi ajado par de botas, a la llamada plaza chiquita, me atiende una dama como aseadora de calzado, nunca me había pasado, me sorprendió y le pregunté, ¿es usted la única mujer que se dedica a esto en NCG? Me responde, si, soy la única, le pregunté su nombre y si me daba permiso de publicarlo, me dijo llamarse Aurelia y que podía publicar su nombre. La dejo hacer su trabajo y… el resultado visible es sorprendentemente bien hecho, con la meticulosidad sólo dable al género femenino.
          Cruzo la calle para abordar mi automóvil y me detengo a platicar con el Lic. Luis Fernando Cobos en el exterior de la tradicional imprenta Hidalgo de su propiedad. Coincide conmigo acerca de la superioridad laboral de las mujeres -mucho me temo que en todos los órdenes-. Para muestra un botón, la totalidad de su personal 8 ó 9 son féminas, me da un recorrido por las instalaciones de la imprenta, me presenta a sus trabajadoras y agrega; “la mujer es mas responsable, trabajadora, leal, menos conflictiva, eficiente, honrada y confiable que los hombres”. Su última contratación data de 8 años atrás, cuidan mucho su trabajo, no hay rotación.
          Personas que “realmente” aman a NCG.- porque una ciudad es tan grande como lo son sus hombres y mujeres. Me conmueve y agrada el fervor de algunas personas por su comunidad, se dice que mencionar es omitir, no son la únicas, podría asegurar que hay miles. Enseguida una reducida lista de ellos -sin títulos académicos aunque todos los poseen- Carlos Prado Sepúlveda, Héctor Renova cázares, Ernesto Beall Jeffers, Héctor Meraz Torres, Andrés Torres Ramírez, David Andrew Sánchez y la organización femenina “Mujeres por las Mujeres”… inclúyase usted amigo lector, ¿cómo hacerlo? Dando lustre con sus acciones a la ciudad que lo vio nacer
          “No hay fuerza mas poderosa que la mente humana y quien domina la mente lo domina todo”
          Kalimán
          “La guerra es una masacre ente gentes que no se conocen, para provecho de gentes que si se conocen pero que no se masacran”
          Paul Ambroise Valéry
          “Gobernar es el arte de crear problemas con cuya solución mantiene a la población en vilo”
          Ezra Loomis Pound
          Twitter  @JoseCruz777

            Es imposible no escribir sobre los últimos acontecimientos que tienen al país en una

            posición de entredicho a nivel internacional, y en lo nacional, la gente está sumamente

            atenta, molesta e incrédula de lo que se está informando de manera oficial por parte de las

            autoridades, y entre mas pasa el tiempo, más aumenta la incertidumbre y el ardor social en

            toda la república mexicana.

            Los acontecimientos de Iguala-Ayotzinapa donde fueron asesinados más de una decena

            de jóvenes, heridos otros tantos y alrededor de 43 normalistas desaparecidos. Donde la

            fuga del Presidente Municipal igualteco junto con su esposa y colaboradores ligados

            evidentemente al crimen organizado, evidencia la corrupción del gobierno en todos sus

            niveles, más allá del Estado de Guerrero.

            Es alarmante como muchos medios de comunicación criticaban años atrás la acción de

            gobierno del anterior Presidente de la República por combatir de manera frontal a la

            delincuencia organizada, incluyendo a gobernantes –caso Michoacán- al paso del tiempo,

            todo parece indicar que la visión de su gobierno iba mucho más allá de las criticas con

            rentabilidad político-electoral de sus detractores; se trataba pues, de un asunto de estado y

            de seguridad nacional; hoy la violencia que se suscita en toda la república mexicana y que

            muchos medios la han minimizado se le está saliendo del control al gobierno y minimizarla

            es contraproducente.

            Tan solo en esas localidades del Estado de Guerrero, y en base a todo el bombardeo de

            información que circula en las redes sociales y en varios medios de comunicación, nos

            indican que existen ̈escuadrones de la muerte ̈ integrados por autoridades policiacas de

            aquella entidad y miembros del crimen organizado coludidos en toda esta ola de violencia

            descomunal, y que al parecer participaron en las ejecuciones y las desapariciones de los

            estudiantes normalistas.

            Es alarmante ver todo lo que sucede en materia de inseguridad, las imágenes de violencia,

            como en fosas clandestinas han encontrado a restos humanos quemados y calcinados,

            independientemente de que sean o no los restos de los estudiantes normalistas, es atroz y de

            barbarie que existan ese tipo de fosas en lo largo y ancho de la república, fosas con restos

            humanos que, no se sabe de quiénes son y de quienes fueron a ciencia cierta sus ejecutores

            con ese nivel de impunidad.

            Aunado a este grave problema vemos con tristeza como el gobernador de aquella entidad

            se empeña en seguir en el poder a pesar de la grave situación, ¿que a caso no se dará cuenta

            del tamaño del problema o es demasiada la indolencia y el cinismo de Ángel Aguirre?

            Porque tanto empecinamiento de su partido político por mantenerlo en el poder, si bien es

            cierto, lo sucedido en esa entidad y en Ayotzinapa va más allá de los colores, también es

            cierto que se necesita mayor responsabilidad social de los partidos políticos.

            Hay que reconocer la actuación del Senado de la República que es la única institución

            que se está viendo responsable y con alturas de miras al actuar en consecuencia en estos

            acontecimientos, ya que las autoridades locales están rebasadas y la federación se ha visto

            tibia y hasta confusa para manejar esta problemática tan dolorosa y alarmante; esto ha

            provocado que estemos en el ojo del huracán a nivel internacional, basta ver los medios de

            comunicación en el mundo sobre lo que acontece en México.

            Por último quiero puntualizar que a estas alturas el malestar social está cada vez subiendo

            mas de tono, y esto no le beneficia a nadie; sin embargo, es entendible el actuar de

            familiares y amigos de los normalistas en su desesperación, ya que son casi 20 días que

            sucedieron los hechos y hasta hoy no existe una respuesta convincente por parte de las

            autoridades de cómo sucedió esta barbarie. Es muy lamentable que las instituciones estén

            tan debilitadas y rebasadas, deseo por el bien de las familias de los estudiantes normalistas

            y también, por el bien de todos se esclarezcan los hechos y se castigue a los responsables,

            esto hay que puntualizarlo…

              El horror de Iguala despertó clamores y exigencias que reencienden la indignación social sobre un hecho indiscutible y de ya larga data en nuestro país: el contubernio entre la delincuencia organizada y autoridades de los distintos niveles de gobierno y de todo signo partidista. Junto a los fusilamientos del Ejército en Tlatlaya, asunto nada menor frente a la desaparición de los normalistas, el gobierno mexicano quedó al desnudo ante la Nación, hueco su discurso modernizador ante un mundo azorado de nueva cuenta por el rostro verdadero de un gobierno que se enmascaró de democrático a partir de importantes reformas constitucionales, la mayoría de ellas, traicionadas, reducidas o burladas en las leyes secundarias. Un régimen de fachada.

              La crisis de derechos humanos que atraviesa el país, es una continuación acentuada por el gobierno de Enrique Peña Nieto – con toda la carga de autoritarismo que intrínsecamente representa el PRI – de la equivocada estrategia de combate al narcotráfico que ha privilegiado el uso de la fuerza y ha relegado el combate a la corrupción política, que es la base de la cultura de complicidad que se extiende y se justifica en amplios sectores sociales, empresariales y comunicacionales. La corrupción que no sólo está en Alcaldes de pueblos medios, sino en Gobernadores, Senadores, Diputados, Secretarios de Estado, burocracia en general, jueces y magistrados.

              Aunque la alternancia ha traído un mayor juego de la representación popular en el Congreso, ciertos equilibrios y nuevas formas de participación ciudadana, el régimen es el mismo, está intacto en sus ejes de funcionamiento esencial, y el más importante de ese sistema corrupto y corruptor es el Pacto de Impunidad entre la clase política gobernante, reforzado como nunca antes en nuestra historia reciente, por la convivencia misma del sistema de partidos en el ejercicio del poder, porque en estricto sentido, no hay un partido que pueda considerarse hoy enteramente de oposición. Las fallas, los abusos, excesos o deficiencias de unos y otros en la alternancia sirven para la escaramuza electoral periódica, pero no tienen consecuencias reales, porque a la hora de la verdad, entra en juego el sistema de tapaderas.

              La complicidad de distintas instancias gubernamentales con el narcotráfico, tiene sustento en una corrupción que trasciende lo policiaco, o las políticas de seguridad; es la debilidad institucional para llegar hasta las últimas consecuencias en el castigo a conductas desviadas, actos de corrupción, omisiones o violaciones a la ley, y para sentar precedentes ejemplares de sanciones administrativas, políticas y penales. Los actos de persecución a la corrupción política son selectivos en un sexenio, con propósitos de afianzamiento del poder al inicio de una administración, estrictamente mediáticos o para justificar acciones de mayor control autoritario. No hay un verdadero sistema de responsabilidades públicas, carecemos de un ejercicio institucionalizado de rendición de cuentas, falta una acción regular, imparcial y decidida de los ministerios públicos. Por el contrario, persisten vastas zonas de opacidad, ocultamiento y protección. En ello radica no sólo el descrédito de la cuestión partidista y el concepto de lo político, sino el derrumbe del principal recurso en el que se finca un auténtico sistema democrático: su legitimidad.

              Los principales centros de decisión en el país están corrompidos. Las componendas y los disimulos en los poderes y los niveles de gobierno están a la orden del día, empezando por el Congreso. Apostados en una montaña de dinero del que no se le da cuenta a la sociedad, miles de millones de pesos, los órganos de dirección de las cámaras y los coordinadores parlamentarios operan con base en la repartición de canonjías económicas y etiquetas presupuestales. Y presumiblemente desde ahí, se pretende lanzar una agenda anticorrupción. El mismo Congreso del que han salido integrados bajo el sistema de cuotas partidistas, los principales órganos reguladores de los intereses económicos, de las contiendas electorales, de los medios de comunicación, del acceso a la información y los órganos de justicia, incluídos los nombramientos de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ese es el problema de fondo, el Pacto de Impunidad y conveniencias mutuas que trastoca la verdadera institucionalidad por manejos facciosos, aprovechamientos personales, intereses estrictos sobre el interés general. El ratereaje e impunidad de varios Gobernadores es una provocación a la rebelión social.

              Se detendrá al Alcalde de Iguala y demás responsables, es posible que conozcamos los motivos de esa barbarie y quizá veremos caer o renunciar a actores políticos relevantes en el Estado de Guerrero, pero mientras no se desmonte el pacto de impunidad, vendrán otros casos cargados de tragedia y cinismo porque en un sistema de complicidades tan extendido y en los fríos cálculos de un poder sin límites ni sanciones, eliminar personas es un acto aceptado.

              Mientras el Presidente de la República siga con su teleprompter hablando como una víctima más y no como autoridad, jugando a las evasivas de su responsabilidad constitucional y legal indubitable en esta tragedia, no habrá quien se crea el combate a la impunidad. Mientras el Procurador General de la República coloque por encima de México el interés del PRI, el pacto de impunidad seguirá produciendo horrores como Tlatlaya o Ayotzinapa.

                Guerrero no es la excepción ni el caso extremo. Es la vena que hizo estallar la presión que bulle por todos lados en este país hipertenso. Ahora nadie respira con alivio ni señala que lo que allá sucede es cosa del trópico cargado de pasiones, de machetes y de subdesarrollo. Nadie ve los toros desde la barrera de su comodidad norteña o capitalina. Todos nos sentimos en el redondel, en la misma arena, cada vez más manchada de sangre y de muerte. Lo mismo la señora rubia clasemediera de Garza García, Nuevo León que la doña indígena que reclama la aparición con vida de su hijo, normalista de Ayotzinapa.

                La masacre de Iguala, los 43 muchachos desaparecidos, han develado importantes aspectos de nuestra dolorosa realidad y están generando un cambio cualitativo en este país, que por fin se está moviendo, afortunadamente no como Peña Nieto desearía.

                Ya casi se me convierte en obsesión una categoría de análisis, de tanto verla realizada en nuestra cotidianeidad: la “societas sceleris”, sociedad de crimen. La utiliza el politólogo brasileiro Helio Jaguaribe para analizar las sociedades donde el crimen, la ilegalidad, la violación al estado del derecho no sólo se hacen comunes, sino que se toleran, incluso se promueven desde el poder político formal.

                Así, los sucesos de Guerrero revelan que en este país no son casos aislados un presidente municipal ligado al narco, como el de Iguala, ni la cúpula de un partido político tibio ante la delincuencia de sus militantes, como la del PRD. Que la delincuencia ha penetrado desde el patrullero hasta las altas esferas de la administración de la justicia. Que el Estado mexicano es casa tomada, como reza aquel espléndido cuento de Julio Cortázar. Ocupadas por el crimen organizado muchas de sus instancias en el Ejecutivo, en el Legislativo, en el Judicial; en los tres órdenes de gobierno, en las paraestatales, como Pemex, en los partidos, en los sindicatos.

                Si para el despojo criminal, ilegal, del patrimonio de la gente y de la Nación, supura la complicidad políticos-delincuentes, también se percibe con claridad cuando se trata de la alianza políticos-megaempresarios. ¿Cómo no cruzar a la delgada línea roja que separa lo ilegal de lo ilegal para apoderarse, con leyes reformadas a modo, de la riqueza de la Nación y sus comunidades? Al despojo sangriento operado por las bandas criminales hay que sumar la acumulación por despojo del subsuelo, de los territorios, del agua, de los recursos naturales, ahora formalizado, naturalizado por las flamantes reformas estructurales. No es extraño que un Estado sea rehén de las mafias delincuenciales cuando ha aceptado, negociado, mejor dicho, ser rehén y socio de las mafias mineras canadienses, de las cuatro hermanas petroleras trasnacionales de los grandes consorcios que lucran con el agua, con las semillas transgénicas.

                México se está ucranizando. En aquel país, los intereses norteamericanos y europeos occidentales apoyan a un gobierno despótico y a grupos armados neonazis para poder controlar la explotación del gas shale y establecer miles de hectáreas de cultivos transgénicos para la producción de agrocombustibles. Con esto pretenden quebrar el dominio de Rusia sobre el suministro de gas a Europa, a la vez que impiden que los países no amigos como Irán y los de Sudamérica, sobre todo Brasil, Argentina, Bolivia y Venezuela se fortalezcan como competidores en el ciclo de la energía y de los alimentos.

                Tienen horror de que en México soplen vientos de independencia…de los Estados Unidos y de acercamiento con América del Sur, de donde está brotando la esperanza del planeta, según Noam Chomsky. Y su horror no son los partidos de izquierda, sino toda la diversidad de movimientos desde las raíces, la diversidad de resistencias que brotan por todos los rumbos. Por eso criminalizan, asesinan, o cuando menos encarcelan a los liderazgos, también múltiples y diversos. Han atacado, infiltrado, masacrado a las autodefensas y tienen presos al Dr. Mireles, el alzado de Michoacán, y a Nestora Salgado, la valerosa e inteligente lideresa de Olinalá, Guerrero. Mario Luna, y Fernando Valencia, jefes de la tribu yaqui, también están presos por defender su agua.

                Y cuando la ley no se pone a modo, cuando las llamadas fuerzas del orden no pueden actuar, ahí están los sicarios del crimen organizado para hacer el trabajo sucio en defensa de los intereses mafiosos: Se cumplen dos años del asesinato de Ismael Solorio y Manuelita Solís, caídos en defensa de su territorio y su agua en contra de una minera canadiense y de los menonitas ricos. Y ahora, los muchachos normalistas de Ayotzinapa. Parece que la consigna es: aterrorizar, anular o de plano, eliminar todo vestigio de movilización de protesta y de resistencia. Esto lo señala con mucho acierto el grupo que llama a una Constituyente Ciudadana, encabezado por el Obispo Raúl Vera. No sólo es interés de los alcaldes o gobernadores corruptos, también del régimen que encabeza Peña Nieto y sus mandamases allende las fronteras, ahuyentar, atemorizar cualquier movimiento de protesta y de resistencia.

                A pesar de todo, en medio de tanta mafia, de tanta muerte, de tanto dolor, de tanta sangre, estos días de octubre nos han alimentado las ganas de creer. Ha sido maravillosa la gran reacción, la gran convergencia nacional e internacional demandando la presentación con vida de los 43 de Ayotzinapa. Han estado de frente los jóvenes, y qué bueno. Desde los más radicales de otras normales rurales, hasta los de la UNAM, la UAM, hasta los chicos de la Ibero, del Tec de Monterrey y hasta del ITAM. De todos los lugares sociales se ha elevado el mismo clamor. Parece que por fin este país se está dando cuenta que más allá de todas las diferencias, hay sólo dos clases sociales: la de unos pocos de aquí y de afuera que concentran el poder económico, el político y el mediático, y la de la gente honesta, trabajadora con mucho, poco o nada de dinero. La masacre de Iguala nos iguala.

                El país de todas y de todos contra el país de las mafias. Esa confrontación nacional, no un problema local, es lo que se juega ahora en Guerrero.

                  Había un personaje producto del cáustico humor del comediante Eugenio Derbez llamado el super portero, cuya misión consistía en atajar los goles -mención de marcas comerciales- regularmente involuntarios. ¿Quién no recuerda aquello de “córtale mi chavo”? O bien cuando el patiño-invitado llegaba a la desesperación, la pregunta clave era, ¿puedes o no puedes?
                  Ante la matanza documentada de Tlatlaya y la muy probable del caso Ayotzinapa, sólo un milagro puede suceder para que los jóvenes normalistas secuestrados, puedan ser encontrados con vida. Cabe entonces hacerle la pregunta de marras -multi mencionada- al poder ejecutivo de México, ¿puedes o no puedes?
                  La opinión pública en el país -aún los más reaccionarios- condenan los hechos, lo cual le importa muy poco al gobierno federal, pero… que la comunidad internacional llámese; su patrón USA, la comunidad europea, toda América e incluso países de Asia le pidan que haya una investigación exhaustiva, además de castigo a los responsables, eso si le cala, lo pone nervioso, lo acobarda.
                  Se corre el riesgo inminente de que le quiten las estrellitas en la frente -como en el kínder-, le retiren el nombramiento de “el salvador de México”, dejen de considerarlo estadista y contumaz modernizador del país, llegando a ser de golpe y porrazo; mal visto, rechazado, ininvitable e impopular. Todo lo contrario a La Adelita, de la que se cuenta y canta; “popular entre la tropa era Adelita que ni el mismo General la respetaba”.
                  Perdón vida de mi vida.- el pedido por el recién estrenado Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRD Carlos Navarrete Ruiz, ante la pésima e inútil gubernatura del Estado de Guerrero por parte de Ángel Aguirre Rivero, emanado de su partido.
                  Resulta claro que pidiendo perdón no restituye una sola vida de los normalistas asesinados. A ver que hacen con Ángel Aguirre, la salida más socorrida es que lo enfermen y este renuncie “por motivos de salud”. Insisto, lo más sano es que deje tan elevado cargo, el lunes pasado los estudiantes incendiaron el palacio estatal de Chilpancingo, amén de otros destrozos, ¿qué esperan, mas muertos todavía? Los estudiantes están en pie de lucha.
                  Si se empeñan en sostenerlo, político-electoralmente cavarán su tumba, no sólo en Guerrero sino en todo el territorio nacional, y no va a ser el PRI el que los salve, fueron utilizados mientras le fueron útiles a ese instituto político, mientras le sirvieron a sus intereses en el pacto por México y posteriormente en algunas contra reformas, ahora que son un cadáver político no habrá quien los junte, ¡al tiempo!
                  Tengo miedo.- como dijo el juarense en popular video con el que saltó a la fama con sus abundantes ¡tengo miedo! Así el Secretario de Hacienda Sr. Luis Videgaray, expresa su temor a que el caso Ayotzinapa esfume las posibilidades de inversión extranjera. Sería muy triste que con la mesa puesta en México los comensales brillaran por su ausencia.
                  Para que los corporativos internacionales inviertan en nuestro país, aplican ciertas restricciones, como no son ningunas hermanitas de la caridad, además que nuestro desarrollo les vale sorbete. No se trata de que vengan a invertir a lo pend… noo, requieren de;
                  A).- que haya un ambiente de paz social, por aquello de la seguridad.
                  B).- se les garantice altas utilidades -como referencia la banca-.
                  C).- que haya mano de obra abundante y mal pagada.
                  D).- un marco legal con muchas facilidades, trato fiscal preferencial y      Why not? Exención de impuestos.
                  De no cumplirse esas leoninas condiciones, las empresas trasnacionales cual “cervantillos” asustados huyen a donde haya mejores comederos. Reitero, la opinión de la sociedad mexicana no importa, pero si, la de otros países, por lo que sea, pero, ¡arreglen ese desmadre!
                  Clero combativo.- hay que reconocer los muchos pantalones -sotanas- del Obispo de Saltillo Coah. Raúl Vera y de Alejandro Solalinde, el primero con declaraciones fuertes y temerarias, el segundo con acciones decididas siempre en favor de los débiles que le han ganado amenazas de muerte según sus propias palabras. Mi mas sincero reconocimiento.
                  Notas locales
                  Educación zona de desastre.- el Maestro universitario y Master en Administración Pública, Lic. Francisco J. Rodríguez, condiscípulo y buen amigo, preocupado y ocupado como un servidor por el bajo nivel de la educación en nuestro país, me envió -y yo a ustedes- los resultados de la prueba Enlace a nivel preparatoria, aquí el enlace; http://201.175.44.203/Enlace/Resultados2014/MediaSuperior2014/R14msOtrosCriteriosConsulta.aspx
                  Para saber quien es quien.- en la localidad se dice sin pruebas -y con muy mala intención- “el nivel académico en la Academia Juárez es muy bajo”, campaña de desprestigio sin fundamento, debido a que los resultados de la prueba Enlace evidencian exactamente lo contrario -es la mejor calificada de toda la región- cerciórense por ustedes mismos.
                  La perfección no existe.- en días pasados, una vez realizado el informe del Presidente Municipal, se pidió la opinión de los diferentes partidos políticos de ello y su calificación.
                  Desde mi punto de vista, la más ecuánime y fundamentada fue la de Angélica Méndez PAN, misma que sin mezquindad reconoció las buenas acciones de la administración municipal, pero también denunció las omisiones y yerros del quehacer municipal, su calificación dijo no llega al 5 -reprobatoria-.
                  Sr. Presidente Municipal, cuenta usted con algunos funcionarios municipales de quinta categoría y así no es humanamente posible hacer un buen trabajo. Los puede reconocer por su lambisconería, lo adulan desmesuradamente los que carecen de otros méritos.
                  “¿Uno que no sepa gobernarse a si mismo, cómo sabrá gobernar a los demás?”
                  Confucio
                  “Un estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por unas buenas leyes”
                  Aristóteles
                  “Disculpen las molestias, esto es una revolución”
                  Subcomandante Marcos
                  Twitter  @JoseCruz777

                    La semana pasada el alcalde anuncio a los medios de comunicación, la pretensión de solicitar un nuevo endeudamiento para el gobierno municipal de 500 millones de pesos para reemplazar las luminarias de nuestra ciudad, todo esto sucede en el marco de una Administración Municipal bastante debilitada en sus finanzas.

                    Pero independientemente de la capacidad financiera del Gobierno Municipal; el proyecto de alumbrado público de nuestra comunidad es mucho más complejo de lo que se ha dicho, no es un asunto nomas de cambiar focos (luminarias), debe ser todo un proyecto integral que este certificado y garantizado, y que además, cuente con una corrida financiera medible y auditable, de lo contrario se estaría incurriendo en una irresponsabilidad descomunal.

                    Recientemente el tesorero municipal dijo que para renovar las 100 mil luminarias que integran la red de alumbrado público, y de las cuales 20 mil ya no funcionan, y el resto tiene fallas permanentes, el Municipio plantea solicitar dicho crédito de hasta 500 millones, diciendo que el financiamiento se pagaría en cinco años, con anualidades de 120 ó 115 millones de pesos.

                    Agregó el tesorero que al cambiar las luminarias por ahorradoras (LEDS), se consumirá menos electricidad y también se dejará de gastar en mantenimiento “Se busca eficientizar  el alumbrado público, tener luz blanca en los 100 mil puntos y luz que consume menor energía”.

                    Realmente es preocupante lo simple como lo menciona el funcionario municipal, como si el problema de Juárez en materia de alumbrado, se resolviera solamente con un cambio de lámparas.

                    Hay que puntualizar que en nuestra ciudad se ha pretendido hacer este mismo proyecto en  anteriores administraciones, en la pasada por ejemplo, nos opusimos porque se presento un proyecto inviable sin la garantía ni la certificación debida y con una corrida financiera poco clara y no garantizaba su sustentabilidad.

                    Basta con observar los antecedentes que hay en Municipios de nuestro Estado y muchos más a nivel nacional, que por la prisa y el interés de algunos servidores públicos, han pactado con algunos proveedores de luminarias Leds sin la certificación ni la garantías, ocasionando con ello un fracaso rotundo para su municipio, mas no para el proveedor.

                    El proyecto que se anuncio por el alcalde y por la magnitud del mismo, debe ser ante todo transparente, y debe contar con todos los requisitos mínimos que garanticen su auto sustentabilidad, que la corrida financiera sea medible y auditable. Pero además, que la tecnología y el tipo de luminaria –existen varios tipos de Leds- que pretenden instalar garantice el ahorro de energía con la certificación debida de una empresa especializada en el tema de ahorro de energía y que tenga el ISO- 9014 y que además, cuente con el aval y el respaldo total de la CFE para garantizar el ahorro.

                    Hay que puntualizar que más del 30% de las luminarias de nuestra ciudad está conectada en postes de CFE, es decir, el Gobierno nunca ha tenido fondos para poner sus propios postes, por tal motivo, aunque pongan una luminaria Led ́s no se generaría ahorro porque no están en circuito medido, habría que invertir en postes o negociar con CFE antes de hacer el cambio de lámpara, acaso esto no lo sabe alumbrado público? o la propia Administración?

                    Prueba de ello es que en las dos anteriores administraciones, incluyendo en esta, se han gastado muchos millones de pesos en adquirir luminarias Led ́s, y fueron colocadas en varios puntos de la ciudad, diciendo que con ello habría un ahorro del 50%, y en efecto hubo un ahorro, pero fue menor y salió contraproducente por la mala calidad de la luminaria –sin certificación ni con la garantía respectiva- ya que varias se fundieron y otras quemaron hasta un transformador, solo por no seleccionar una luminaria certificada por todas las normas mexicanas.

                    ‎Por si fuera poco la CFE no reconoció la disminución del consumo de energía hasta mucho tiempo después de tanto recurso jurídico y administrativo, y una vez que lo hizo solo les perdonó un 10% del consumo, y el otro 40% se perdió, ocasionando con ello un verdadero gasto inútil, porque nuestro sistema de cableado y toda la red eléctrica requiere actualizarse y ajustarse para que sea sustentable.

                    Por último debo puntualizar que el alumbrado público de nuestra ciudad, no se resuelve con quitar una luminaria y poner una nueva. Se trata de que el proyecto justifique la compra en beneficio de la ciudad‎ y de sus habitantes y no solos intereses de algunos. ‎La ciudad a través de sus representantes populares tiene derecho de conocer ampliamente de que se trata el proyecto anunciado por el alcalde y verificar su viabilidad y sustentabilidad para que no suceda como en otras ciudades, donde solo unos se beneficiaron a costa de la comunidad.

                    Estaremos al pendiente, para puntualizar lo que haya que puntualizar…

                    ABELARDO VALENZUELA HOLGUIN

                      Todos estamos horrorizados, indignados. Pero inyectándole un poco de razón a lo que ha sucedido en Iguala con los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, no es más que el resultado lógico de una serie de acciones, de omisiones, de procesos, de situaciones que se viven en nuestro país:

                      De los vacíos de poder del Estado, como dice Edgardo Buscaglia, que permiten que las organizaciones criminales controlen, operen, se apoderen de amplios territorios en nuestro país. Así sucede, no sólo en la Tierra Caliente, de Guerrero, en la de Michoacán, en la frontera de Tamaulipas y en varios municipios de Chihuahua, aunque se diga lo contrario.

                      De la complicidad abierta de políticos importantes con las organizaciones criminales. Varios de ellos, del PRI y del PRD,  acaban de ser exhibidos entrevistándose con “La Tuta” en Michoacán, o los del PVEM que apoyaron a Héctor Beltrán Leyva, “el H”. O el gran respaldo brindado por la corriente “Nueva Izquierda” a Abarca, el edil prófugo de Iguala, cuñado de un capo de los “Guerreros Unidos”. Ahora vemos que la que se llama “izquierda civilizada” es la que propició que llegara al poder absoluto el que comandó la barbarie. Con razón el mismo Buscaglia señala que “el corazón de la delincuencia son los políticos”, y pronostica que el fenómeno empeorará y sólo actuarán los legisladores cuando se posesione de ellos el terror de ser los siguientes asesinados.

                      De la apropiación de importantes segmentos del Estado por parte del crimen organizado. El que en Iguala controlaran la policía municipal y parte de la policía estatal de Guerrero, no es sino un ejemplo más.  Lo mismo se ha demostrado con varios casos de Michoacán y el Estado de México. En Chihuahua mantiene la “policía intermunicipal” en el noroeste de la entidad. Y ha colocado funcionarios clave en varios ayuntamientos de la región.

                      De la inacción, omisión o de plano complicidad del sistema federal de seguridad pública y de procuración de justicia. ¿Será tan incompetente el aparato de inteligencia federal que no se da cuenta de todas las complicidades y controles criminales que hemos enlistado? ¿Cómo es que tienen el servicio de satélites que les permiten fotografiar hasta el mínimo detalle de los cultivos ilícitos o lícitos y no pueden rastrear los operativos asesinos? Si es por incompetencia, malo, y si es por miedo o por complicidad, peor.

                      De la impunidad imperante en el país. Las capturas de Beltrán Leyva o la más reciente de Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, no resuelven el problema de la falta de castigo para la mayoría de los crímenes que se cometen en este país. Al contrario, se perciben como cortinas de humo cuando los asesinatos y demás crímenes se siguen disparando. En Guerrero, las ciudades de Acapulco e Iguala figuran entre las cinco peores del país para que vivan las mujeres: la primera presenta la más alta tasa de feminicidios por cada cien mil habitantes de la nación y la ha quintuplicado de 2008 a 2014; Iguala, casi la ha cuadruplicado. Por cierto entre esas cinco ciudades más fatales para las mujeres, ya no figura Ciudad Juárez, pero sí Ciudad Cuauhtémoc. (Sin embargo, 10 de octubre).

                      De la incapacidad de los diferentes regímenes de terminar con las crónicas condiciones de desigualdad y de pobreza que mantienen a México como el peor país de la OCDE en esos rubros y como el que, en el contexto latinoamericano, menos avanza en igualdad y mejoramiento de las condiciones de vida. Guerrero es el estado que figura siempre entre los tres últimos lugares del país en cuanto a satisfacción de los derechos básicos de la población.

                      Del clasismo y racismo con que se trata a los estudiantes de las Normales Rurales, sobre todo en el Sur del país. No sólo Ayotzinapa, en Guerrero, la de El Mexe, en Hidalgo o Tiripetío en Michoacán.  Se trata de hijas e hijos de campesinos e indígenas, de muchos de los municipios más pobres de sus respectivos estados. Ven en las normales rurales la única posibilidad de superar la miseria y ayudar a sus comunidades. Su activismo desatado es la única forma de conseguir subsidios para que sus planteles y ellos mismos sobrevivan y puedan obtener una plaza de maestros. Algunos los acusan de estar sobre ideologizados, pero pocos se ponen a pensar que esa ideología es un reflejo directo de la pobreza,  la injusticia y la rabia  que ellos y sus familias han vivido por generaciones. Podrán caer en el vandalismo, pero como declaró uno de los padres de ellos a La Jornada: “Que los castiguen por eso…pero por qué los desaparecen y los matan?”.

                      Del proceso de descalificación, criminalización, satanización con que se trata a las luchas de estos estudiantes, igual al que se somete a otras luchadoras y luchadores sociales. Hace dos años, al asesinato de Ismael Solorio y Manuelita Solís precedió toda una campaña de linchamiento mediático contra la organización en que ellos militaban: El Barzón.

                      Las condiciones están dadas en este país para que se repliquen ayotzinapas por todos lados. Por eso son inexcusables el silencio y la inacción ante este crimen de Estado, -estado criminal-, contra este crimen de lesa humanidad.