Inicio Opinión AYUDEMOS A LA CRUZ ROJA

AYUDEMOS A LA CRUZ ROJA

Por Dr. Norberto Lopez Garza
La Cruz Roja es una institución de ayuda humanitaria de dimensiones internacionales que fue inspirada por diversas personalidades del siglo XIX entre las que destaca Henry Dunant, reconocido como uno de sus principales fundadores y originalmente se dedicó a ayudar a las  víctimas de las guerras y desastres sin importar su bando beligerante y prescindiendo de cualquier motivo discriminatorio.
La Cruz Roja en su capítulo de ciudad Juárez ha sido una institución que ha trabajado desinteresadamente a favor de nuestra comunidad auxiliándola en todo tipo de tragedias y su trabajo se intensificó en el periodo de la violencia extrema que sufrimos durante el sexenio de Felipe Calderón.
La institución opera con demasiadas carencias y su equipo de socorro público se encuentra crónicamente desabastecido por lo que es urgente que las organizaciones sociales se coordinen para reforzar los apoyos que se brinden a la Cruz Roja coadyuvando para que su labor sea más eficiente, además, nunca sabe uno cuando la va a necesitar y es necesario que la Cruz Roja se encuentre ahí, operando en ese momento preciso.
Los principios fundamentales garantizan la continuidad del movimiento de la Cruz Roja y su labor humanitaria en nuestra comunidad y en el mundo son los siguientes:
•                Humanidad: El Movimiento Internacional de la Cruz Roja, al que ha dado nacimiento la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla, se esfuerza, bajo su aspecto internacional y nacional, en prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias. Tiende a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana. Favorece la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.
•                Imparcialidad: No hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social ni credo político. Se dedica únicamente a socorrer a los individuos en proporción con los sufrimientos, remediando sus necesidades y dando prioridad a las más urgentes.
•                Neutralidad: Con el fin de conservar la confianza de todos, se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso e ideológico.
•                Independencia: El movimiento es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las sociedades nacionales deben, sin embargo, conservar una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios del movimiento.
•                Voluntariado: Es un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado.
•                Unidad: En cada país sólo puede existir una sociedad de la Cruz Roja, que debe ser accesible a todos y extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.
•                Universalidad: El movimiento internacional de la Cruz Roja, en cuyo seno todas las sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente, es universal.
Las personas que integran la Cruz Roja no reciben dinero como sueldo, pues son voluntarios. Trabajan para evitar el sufrimiento humano, y por el bienestar de todos pero ninguna persona que sea remunerada por su acción en Cruz Roja puede acceder a puestos políticos en la jerarquía de la institución.
Las aportaciones voluntarias son el principal recurso de esa benemérita institución y por ahora se encuentra atravesando por una severa crisis por lo que es necesario que todas las cadenas comerciales que piden donativos a los ciudadanos para causas altruistas dediquen temporalmente sus afanes para proveer a la Cruz Roja fronteriza de esos recursos económicos que la ayuden a salir de la crisis que atraviesa actualmente.
Tenemos entendido que el Gobierno del Estado recauda un impuesto para entregarlo a la Cruz Roja de la ciudad de Chihuahua aunque ese punto no ha sido aclarado suficientemente pero de acuerdo a las declaraciones de su administrador local, a la Cruz Roja de ciudad Juárez nada le toca de esta aportación ciudadana lo cual es injusto. Bueno fuera que lo que pagamos los juarenses por éste concepto se quedara para nuestra Cruz Roja.
Pero mientras estos entuertos no se corrijan nosotros debemos ayudar a la Cruz Roja a servir por las causas humanitarias y de atención a la sociedad doliente que tiene como objetivos.